Michelin fuera de carretera propone llantas fuera de carretera para todo tipo de maquinaria: minas de superficie, minas subterráneas, infraestructura, industrial y puertos.

Recomendaciones Generales

Todo lo que necesita saber sobre las llantas MICHELIN fuera de carretera

La llanta es el único elemento de contacto entre el vehículo y el suelo.
Usted debe mantener  la calidad y prestaciones de sus llantas para garantizar el rendimiento de ellos y su propia seguridad.  

Lea detalladamente las descripciones de las llantas en los flancos

Las indicaciones dadas en los flancos de las llantas entregan información y le guían para seleccionar el producto mejor adaptado a sus necesidades.

MICHELIN XMINE D2

Ancho de sección nominal del neumático (en pulgadas): 35


Serie del neumático: H/S = 0.65


Diámetro de la llanta (rim) recomendado (en pulgadas): 33


Índice de capacidad de carga del neumático: **


Tipo de uso:
Pala cargadora (L) con gran profundidad de escultura (5)


Neumático radial


Neumático para cargadora (loader)


Neumático sin cámara


Fabricante MICHELIN


Forma de la escultura: XMINED2


MANUAL DEL PROPRIETARIO

 

 

Elegir bien las llantas

Saber elegir bien las llantas MICHELIN fuera de carretera es fundamental para la obtención del máximo potencial de vida útil.

Etapa 1: Definir su uso

La clasificación internacional define 4 tipos de uso. La clasificación de su uso se indica en su flanco.

  • C : Compactadora
  • G : Grader (Motoniveladora)
  • E : Earthmoving (transporte)
  • L : Loader and bulldozer (cargadora y bulldozer)

Etapa 2: Analizar las condiciones de utilización y la naturaleza del suelo

Existen profundidades y formas de escultura diferentes. La selección del tipo de escultura depende básicamente del tipo de suelo y de las condiciones de utilización: adherencia, riesgos de corte, desgaste rápido. El rendimiento óptimo depende en gran medida de una correcta selección de la llanta. La solución MICHELIN más adecuada variará según su entorno.

  • 1 : Línea (profundidad de escultura o diseño de piso normal)
  • 2 : Tracción (profundidad de escultura normal)
  • 3 : Normal (profundidad de escultura normal)
  • 4 : Profunda (escultura profunda)
  • 5 : Muy profunda (escultura muy profunda)
  • 7 : Flotación (escultura normal)

 
Etapa 3: Conocer su TKPH

TKPH

Para seleccionar la llanta correcto, debe saber cuál es su TKPH. La TKPH (Tonelada-Kilómetro por Hora) es, en efecto, una característica esencial de la capacidad de trabajo de las llantas. Para una misma dimensión y una misma escultura, pueden existir varios tipos de goma, cada uno asociado a un TKPH diferente. Los valores de TKPH y TMPH figuran entra las características de las llantas.

Estos dependen de la capacidad de carga cada dimensión, del número de kilómetros a cada hora permitidos por tipo de llanta, y una temperatura ambiente normalizada de 38 °C.

(Des)montar correctamente la llanta

(Des)montar el neumático

Un buen montaje, efectuado siguiendo los modos operatorios recomendados y respetando las normas de seguridad vigentes, garantiza al personal y los materiales una excelente protección y permite obtener todo el potencial de las llantas.

Un montaje incorrecto puede provocar daños en las llantas, en el vehículo y/o a las personas (heridas graves e incluso mortales). En consecuencia, es imperativo que esas operaciones sean efectuadas por personal capacitado y que disponga del material apropiado. Para más información, vea la Guía de Utilización y Mantenimiento de laq llantas fuera de carretera MICHELIN.

Mantener correctamente las llantas

Mantener los neumáticos

Las llantas deben ser inspeccionados periódicamente para descubrir cualquier desgaste irregular o eventuales daños. Toda perforación, corte, deformación visible en la banda de rodamiento, flancos o la zona baja deberán ser objeto de un profundo examen por parte de un experto en llantas. Lo mismo debe ser realizado para detectar deterioros en la llanta (rim).

 

Controlar el desgaste

Controlar el desgaste
El control del desgaste siempre debe efectuarse en varios puntos de la llanta.

Este control puede efectuarse con un medidor de profundidad u observando los testigos de desgaste situados en la banda de rodamiento (identificados a través de un símbolo en el flanco, cuando están presentes).

Inflar correctamente las llantas

Un inflado correcto de las llantas es un factor primordial, no solo para obtener los mejores rendimientos de la llanta, sino también para la seguridad. La presión correcta es necesaria para el buen comportamiento del vehículo (comportamiento dinámico, frenado) y para conservar la integridad de la llanta.

Una presión de inflado excesiva o insuficiente puede afectar significativamente el desempeño de la llanta. Una presión de inflado insuficiente conlleva una elevación anormal de la temperatura de funcionamiento, lo que puede provocar una degradación irreversible de los componentes internos y provocar la destrucción de la llanta con un desinflado rápido.

Una presión excesiva puede provocar un desgaste rápido e irregular y provocar un aumento de la sensibilidad a los choques (daño de la banda de rodamiento, ruptura de carcasa).

La presión de inflado debe respetar la recomendación del fabricante.

La presión de las llantas Michelin sólo puede ser dada por el especialista Michelin que tomará en consideración los criterios de utilización de la llanta (tipo de máquinas, naturaleza del suelo, duración de los ciclos, materiales transportados, cargas, etc.).

Inflar los neumáticos

Reparar correctamente las llantas

Reparar los neumáticos

Toda reparación debe ser efectuada por un profesional formado y capacitado.
La reparación es siempre precedida de un examen minucioso de la llanta, efectuado por un especialista.

No todos los daños pueden repararse. Una llanta que ha circulado con baja presión o vacío puede haber sufrido daños irreversibles, y solo una verificación exhaustiva del interior del mismo permitirá diagnosticar si la llanta podrá volver a rodar o no.

El desmontaje de la llanta es, por consiguiente, indispensable para poder juzgar su verdadera condición y el tipo de reparación a realizar.

Almacenar correctamente las llantas

El almacenamiento debe efectuarse:

  • En un local limpio, ventilado, seco, templado, protegido del sol y la intemperie;
  • Lejos de toda sustancia química, solventes o hidrocarburos capaces de alterar la naturaleza de la goma;
  • Lejos de cualquier cuerpo que pueda penetrar en la goma (puntas de metal, madera, …);
  • Lejos de toda fuente de calor, llamas, cuerpos incandescentes, material que pueda provocar chispas o descargas eléctricas y cualquier fuente de ozono (transformadores, motores eléctricos, puestos de soldadura, etc.).

Una manutención incorrecta de la llanta puede causar daños irreparables o incluso fatales para el operador.
A fin de eliminar los riesgos de deterioro de los talones y las consecuencias que pueden implicar, recomendamos:

  • no levantar una llanta directamente con el gancho de una grúa;
  • utilizar cinchas planas (y no eslingas metálicas o cadenas);
  • tomar la llanta desde la banda de rodamiento y no en los talones cuando se utiliza un carro elevador;
  • cumplir las consignas de seguridad vigentes en la empresa.

Los operadores deberán llevar los elementos de protección personal.